LAS COLINAS TIENEN OJOS. 1977.

Inspirada en un hecho real del siglo XVII en Escocia, esta película es uno de los grandes clásicos del cine de terror. Dirigida por West Anderson, maestro que renovó el género, es una película imprescindible para todo buen cinéfilo.

Wes Craven es considerado uno de los grandes maestros del género y le debemos grandes personajes como Fredy Krueger o Ghostface. Está fue su segunda película y con la que consiguió cierta fama y el premio de la crítica del Festival de Sitges.

Una típica familia americana camino de sus vacaciones tiene un accidente con su caravana y quedan aislados en mitad del desierto de California. Pronto serán atacados por un clan de caníbales deformes que les darán caza dando así comienzo a una espiral de violencia sin retorno.

Una de las claves del cine de Craven es el uso indiscriminado de la violencia y el gore pero no de una forma tan gratuita como parece a simple vista: en cada de sus películas hay una denuncia hacia la sociedad. En el caso de “Las colinas..” denuncia el salvaje que todos llevamos dentro, la violencia como modo de expresión al sentirnos atacados esta dentro de todo ser humano y no entiende de condición o entornos.

La cinta fue censurada pues Craven, en su empeño por escandalizar al espectador, incluyo tantas escenas de gore y violencia que fue catalogada de X. Finalmente Craven hizo una versión más suave para que pudiera llegar a toda las salas (ahora se puede encontrar una versión sin censurar). Como detalle destacaremos que la primera película de Craven, “La última casa a la izquierda” estuvo prohibida en Reino Unido casi treinta años debido a su violencia.

Un clásico como este debe ser revisitado aunque solo sea para poder apreciar como se puede hacer cine con mayúsculas con un presupuesto limitado y mucha imaginación.

Deja una respuesta