B: THE BEGINNING

El nuevo anime de Netflix y Production I.G. reúne todas las condiciones para convertirse en un icono duradero. Una historia con buenos giros argumentales y el toque maestro del controvertido Kazuto Nakazawa.

Netflix ha empezado a invertir en la creación de series propias de anime acudiendo a los mejores creadores y comprando series míticas (Evangelion, Death Note, Ataque a los Titanes, etc…) convirtiendose en uno de los servicios que más apuesta por el sector de la animación para adultos.

B: The Beginning

La serie nos introduce en el reino de Cremona, ciudad ficticia que es atacada por un asesino en serie conocido como “B”. Keith Kazama vuelve al cuerpo de investigación de la Royal Investigation Service para ayudar a sus compañeros después de pasar años en la tranquilidad del archivo.

En una realidad donde conviven coches de estilo años 60 y alta tecnología, la trama va saltando de un clásico policiaco a la ciencia ficción. Esta tan bien compuesta que el salto no se hace brusco ni suena alocado: las preguntas claves de esta primera temporada quedan cerradas al final de la misma.

Los doce capítulos que componen esta temporada no dan un respiro pero la buena conjunción entre guión y animación hace que sea una serie que engancha y que pide una segunda visión. En cuanto a los personajes destaca el buen uso de los malos: son coherentes, estéticamente atractivos y no salen más de las cuenta. Son un elemento detonante pero la historia no se centra en ellos haciendo que los giros en el guión sean más sorprendentes.

No podíamos esperar un trabajo mejor, sobretodo porque hablamos de la unión entre dos pesos pesados del anime japonés: por un lado Nakazawa bien conocido por ser el responsable del corte de anime de Kill Bill: Volume I o Samurai Champloo y Production I.G. responsable de series como Psycho-Pass o Ghost in the Shell.

Acercarse a esta serie no es perder el tiempo, desde luego guarda material para hacer temporadas futuras muy muy interesantes.

Deja un comentario