MAGICAL GIRLS. AÑOS 90

Última década del s.XX y del II milenio los noventas están cargados de eventos que marcaran nuestro tipo de vida actual. Las mahō shōjo evolucionan y crean un nuevo tipo de heroína que solo habíamos vislumbrado hasta ahora.

Acostumbrados a chicas que se divertían y disfrutaban de su poderes, ahora el objetivo es mayor: salvar al mundo de un mal superior. Esto tiene relación con las revoluciones que se viven: la llegada a Marte, la primera clonación animal, el desarrollo de las .com, además de una serie de conflictos como la Guerra del Golfo, diversos ataques terroristas, etc… 

Surgen series tan importantes como “Neon Genesis Evangelion” o “Serial Experiments Lain”. 

En el mahō shōjo destacan “Cardcaptor Sakura”, “Utena, la chica revolucionaria” e incluso algunas series cómicas como “Tonde Burin”. Pero si hay un manga/anime que ha marcado la historia de las magicals girl ese es sin duda, Bishoujo Senshi Sailor Moon.

BISHOUJO SENSHI SAILOR MOON. 1992.

Creada por Naoko Takeuchi es la primera adaptación anime con mayor número de doblajes (42 idiomas) y una de las franquicias más rentables de la historia del mahō shōjo. En 2012, al cumplir veinte años, se realizo un remake anime más fiel al manga llamado “Pretty Guardian Sailor Moon Crystal” y por supuesto toda una serie de reediciones especiales.

La historia es sencilla: Usagi Tsukino recibe el poder de transformarse en Sailor Moon para poder salvar al mundo de unos villanos que provienen del espacio exterior. Pronto se le unirán diferentes “Sailors” que, junto con dos adyuvantes gatunos, le ayudaran a defender el mundo. 

El punto clave de esta serie es la evolución que realizan los personajes: es palpable, adquieren dimensión. Sailor Moon es ante todo un retrato de los fuertes lazos de amistad que se crean entre estas chicas ante un mundo complicado tanto si son “Sailors” como adolescentes normales. 

¿Es “Sailor Moon” feminista?

Mucho se ha hablado de esto y por supuesto hay bandos. Lo que expondré se basa en mi punto de vista después de haber leído mucho y también reconociéndome fan de esta serie. Nos centraremos más en este aspecto pues merece la pena el análisis. 

Hablaremos de un handicap que ya contiene el titulo: Bishoujo. Este concepto hace referencia a un género enfocado al publico masculino donde las chicas se engloban en un canon conocido como estilo “moe” donde destacan los rasgos aniñados, ser tímida, patosa y dulce. 

Usagi sobretodo entra dentro de estas características….pero no todo el tiempo. Cuando empieza la serie recibe la ayuda de “Tuxedo Mask” pero llegara un momento en que no lo necesitara: no olvidemos nunca que cuando Usagi empieza a ser guerrero es una adolescente de dieciséis años. Que llore en los enfrentamientos con monstruos del espacio exterior tiene bastante sentido.

Las guerreras se convierten en mujeres carismáticas e independientes, características que estábamos acostumbradas a ver en personajes masculinos. Pero esto no hace que dejen de tener características que siempre se han considerado “femeninas”: Usagi defiende el amor y al justicia, el derecho a ser vulnerable y a llorar, a poder ser inocente y tonta o patosa. Cada uno puede y debe ser como le de la gana y la amplitud de tipologias que representan las diferentes sailors defiende esta idea.

El amor es universal y lo demuestran los personajes homosexuales y transgénero que aparecen en la serie y que no lo hacen desde una apariencia humorística que es a lo que se nos tiene acostumbrados. En muchos países estos personajes fueron censurados cambiando el papel que tenían para que no fueran tan evidente, en EEUU se llegaron a suprimir capítulos enteros por considerar que su contenido era demasiado explícito para niños/adolescentes.

Una de las cuestiones que se analiza en la serie, aunque parezca de pasada, son los roles de género a los que se tienen que enfrentar las chicas y como estás expectativas que la sociedad les impone las puede volver infelices.

Por supuesto la sexualización es evidente en uniformes y transformaciones. Por otro lado no olvidemos que el estereotipo de mujer japonesa es el de aquella que desarrolla los sentimientos románticos y amorosos con mucha fuerza: los diversos dramas en la relación entre Usagi y Mamoru dan buena cuenta de ello. 

Como habréis deducido Sailor Moon no es un ejemplo de perfección feminista pero de las magicals girls que hemos visto hasta ahora es la que más se acerca. Para la época desde luego es un logro porque ha día de hoy este género todavía arrastra mucho estereotipo.

Destacaremos que grandes creadoras de esta época son mujeres, surgen por ejemplo en estos años las afamadas CLAMP, un grupo que nos dará grandes historias y del que hablaremos detenidamente más adelante.

En el próximo articulo, el ultimo de esta cadena, ahondaremos en el nuevo siglo para ver que nos ha traído hasta ahora.

Deja un comentario