MAGICAL GIRLS. Años 70.

Aterrizan los 70, época de la música disco, las drogas y los grandes escándalos políticos. En este ambiente aparecen grandes series como Lupin III, Mazinger Z, Heidi, etc… conviven así temáticas adultas e infantiles que destacan con una estética muy marcada y una música influenciada por el panorama internacional.

En estos años aparecen novedades sobre el concepto principal de las mahō shōjo: ya no vemos solo brujas o niñas, también adolescentes. Hay algún cyborg (Miracle Shouso Limit-Chan 1972) y un experimento. Con esto último nos referimos a una serie creada por Osamu Tezuca con el título “Fushigi na Merumo” que, siguiendo los patrones de las magical, buscaba convertirse en una introducción a la educación sexual . Tras la emisión, el aluvión de quejas por parte de los padres abrumados por las preguntas de sus hijos, hizo que se retirara.

Nos centraremos en una serie que ha sido incluida dentro del género a posteriori pero que marca muchas de las tendencias que veremos después y que se convertirán en icónicas del género : Cutie Honey.

CUTIE HONEY.

Aparece como manga en 1973 y salta al anime en 1974. El autor Go Nagai, que ya conocemos por series como Devil Man, mantiene su linea: alto contenido sexual (suavizado en el anime) y mucha violencia. Una serie dirigida claramente a adultos.

Honey Kisaragi de dieciséis años es una chica normal y feliz. Un día su padre es asesinado por el conocido “Clan Pantera” y esto la llevara a descubrir que es en realidad un androide. Creada por su progenitor tiene multitud de habilidades y decide usarlas para vengarse.

Veremos por primera vez en esta serie elementos como la personalidad secreta, el discurso introductorio antes de la lucha y el uso de objetos o armas que parecen mágicos (en este caso objetos de avanzada tecnología) y que forman parte del vestuario de la heroína.

Destacamos tambien el tipo de transformación. Honey es capaz de transformarse en diferentes alters ego dependiendo de lo que necesite, pero la principal y más fuerte es Cutie Honey. Para llegar a ella realizara una metamorfosis que luego veremos repetida en series tan importantes como Sailor Moon. Tras gritas unas palabras clave “¡Honey Flash!”, la adolescente es despojada de su ropa para pasar a vestirse/transformarse en Cutie Honey o la personalidad que necesite en ese momento.

A nivel estético es evidente el cambio en el dibujo: las redondeces se pierden, todo es más anguloso y picudo, los colores son brillantes y estridentes incluso.

A partir de 1968  los movimientos feministas entran en juego. La sexualidad se convierte en un debate público. Los colectivos de gays y lesbianas hacen su aparición y el mundo «ordenado» y “decente” que había permitido un genocidio masivo 30 años antes empieza a desestructurarse para dar cabida a las nuevas minorías.

Este es un manga con mucho uso de escenas lésbicas pero, si bien podría parecernos que era una manera de visualizar un colectivo nos equivocamos. Estas escenas están escritas por un hombre desde su perspectiva de voyeur: son escenas para complacerle no para poner en contexto una realidad.

Estamos acostumbrados a ver en el mundo manga/anime muchos personajes que tienen claras inclinaciones homosexuales aunque en muchos casos la vertiente es más bien cómica. Los contenidos Yuri (Lesbiano) y Yaoi (Gay) son importantes en el mundo otaku pero ambos están destinados a un público heterosexual y siempre están descritos desde esta visión.

Esta serie tiene varias versiones tanto en manga como en anime, Ovas y películas de acción real así que podéis elegir lo que más os apetezca. En You Tube se puede encontrar material y desde luego merece la pena ver las transformaciones y el uso de armas para apreciar la enorme influencia que ha tenido en Sailor Moon serie de la que hablaremos en la etapa de los 90 y que en otros aspectos se aleja bastante.

Deja un comentario