MAGICAL GIRLS II. AÑOS 60.

Marcada por los movimientos estudiantiles y sociales del 68, está década Unida por el rock, los hippies y una sociedad que comienza a vislumbrarse como una masa homogénea nos traerá las bases solidas de este género: las brujas y las niñas con poderes.

Japón vive una época de esplendor económico bajo la convulsión de una adaptación lenta a este nuevo estilo de vida. La población rural emigra en masa a las ciudades que no están preparadas, el hacinamiento de las familias japonesas no se reserva a las viviendas también en las universidades donde la educación se convierten en otro producto en masa. Esta ambivalencia entre la tradición y la modernidad serán claves en las magical girls que marcan esta época.

MAHOU TSUKAI SALLY

Manga y anime fueron dibujados por Mitsutero Yokoyama en 1966 y es considerada la primera magical girl oficial. Comenzó emitiéndose en blanco y negro para luego pasar al color. Tuvo una reedición en 1982 pero su original solo llegó a Italia, España y Canadá.

Inspirada en la famosa sitcom «Bewitched», Sally es la princesa del mundo de las brujas. Decide viajar al mundo humano como una niña llamada Yumeno Sally por curiosidad y acaba quedándose por un tiempo usando su magia en secreto para salir de diversos apuros y ayudar a sus amigos.

El concepto de las “brujas” o “princesas mágicas” que desea vivir entre humanos se convierte en una de las claves de las mahō shōjo.

 

Estéticamente esta serie sigue marcada por las redondeces y suavidez de la linea que pudimos apreciar en el precedente “Ribon no Kishi”. Cuando la serie pasa a color lo hace en tonos bajos, sin estridencias y con fondos sencillos.

Sally es en sí una metáfora de la occidentalización y modernización del Japón: ella trae novedades y transformaciones de su mágico mundo para nosotros los meros humanos, ayuda a conformar nuestro futuro.

HIMITSU NO AKKO-CHAN.

Este manga (1962) y anime de 1969  fue dibujado y escrito por Fujio Akatsuka. Si bien ha tenido reediciones alternativas en 1988 y 1998 nos centraremos en el original conocida en España como «El secreto de Akko-Chan».

Kagami Atsuko es una niña normal de primaria con una extraña fijación por los espejos. Un día rompe el que le regalo su madre y para no tirarlo lo entierra. Así el espíritu o Reina de los espejos decide regalarle uno mágico por su buena acción: cuando dice unas palabras mágicas el espejo la transforma en cualquier cosa o persona que desee copiando sus habilidades.

Las transformaciones y palabras mágicas o activadoras del poder serán a partir de aquí un indispensable en las magical girls. Y la tématica: niñas que de una u otra forma consiguen poderes para hacer el bien.

Aquí la estética difiere ligeramente: los personajes son un poco más angulosos, la linea es más fina y los colores más vivos. Se nota que la nueva década esta entrante. Las tramas son sencillas pero entretenidas y están conformadas por muchos de las esteretipicos personajes del género.

Esta serie es una de las primeras franquicias que no se libra de Ovas y por supuesto de una película con actores reales de 2012 llamada “Akko-chan:The Movie”.

Si bien parece que esta época es muy pobre en cuanto a cantidad no lo hace en cuanto a calidad pues mucho de lo que se hace en estas dos series marcara para siempre esta temática. Los setentas vienen cargados de variedad y experimentación, lo veremos el mes que viene, ¡no faltéis!.

Deja un comentario