MAGICAL GIRLS I. Concepto y precedente.

durante varios meses haremos una retrospectiva sobre la historia, influencias y obras más conocidas de uno de los subgéneros más ligados a la mujer del manga: el mahō shōjo, también conocido como magical girl

El concepto shōjo hace referencia al público al que va dirigido que en este caso es el femenino, la añadidura de mahō, mágica, etiqueta un subgénero temático que  ha evolucionado de diversas maneras a lo largo de la historia. Aunque no podríamos catalogarlo de feminista si que en algunos casos podemos apreciar como hay elementos que se van adaptando a los nuevos tiempos y al lugar que ocupa la mujer. Y en un sector tan estereotípico como este es algo a tener en cuenta.

Uno de los grandes influenciadores de este subgénero y donde se sientan algunas de sus bases es el manga «Ribon no Kishi» de 1954.

RIBON NO KISHI/Princess Knight

Creado por Osamu Tezuka (Astroboy).Este manga no solo es una obra monumental escrita durante 12 años sino que es además catalogado como el primer manga shōjo de la historia.

Según la historia en el cielo se decide el sexo de los niños, tras la travesura de un querubín nace una niña con dos corazones, uno femenino y uno masculino. Zafiro, que así se llama, es además princesa en un reino con ley sálica. Según esta ley ninguna mujer ni sus descendientes pueden reinar y el padre de la muchacha decide acotar el problema vistiéndola de chico y haciendo creer a toda la nobleza que ha tenido un varón. La travesura del querubín es descubierta y este es lanzado a la tierra a subsanar su error convirtiéndose en acompañante fiel de la princesa.

Curioso que este autor, en plenos años 50, ponga sobre la mesa un problema que sigue vigente en Japón  y es que las mujeres de la realeza no puedan heredar. Recordemos que en estos años el papel de la mujer japonesa no ha mejorado (tampoco en el resto de mundo). Mientras la economía resurge  después de la 2º Guerra Mundial y de Hiroshima el papel femenino sigue estando atado al «onna-daigaku» (obediencia al padre, suegro, marido, e hijos). 

Osamu nos habla de una mujer que lucha y se defiende, no necesita ningún príncipe azul que la proteja. Una chica que toma las riendas de su destino y su reino, ayudando a crear una rebelión de mujeres que exigirán igualdad de derechos entre otras cosas. Adolescentes/niñas fuertes, con grandes ideales, adyuvantes mágicos…..¿os suena?

Estéticamente tiene el sello Tezuka a distancia. Formas suaves, linea negra sin tramas, algo naif sin excesos visuales que ayudan a la lectura y alguna que otra viñeta a toda pagina que son una gustazo visual.

La trama no es complicada y la narrativa lineal lo cual le da ese toque clásico que empasta bien con el conjunto de la obra. Aunque moderno en muchos aspectos este es un cuento clásico: hay un príncipe azul aunque no la salve constantemente, un romance, un malvado duque, etc…porque, y en este punto haremos hincapié, Zafiro es libre porque todos creen que es un hombre.

Esta historia se conoció en  España y Sudamérica como “La princesa Caballero” y podemos encontrarla tanto en anime como manga y, aunque largo, merece la pena echarle un vistazo a cualquiera de los dos formatos.

¿Os animáis a verla/leerla?

Deja un comentario