DOCUMENTALES DEL TERROR III: ASESINOS.

siempre nos ha gustado catalogar a los asesinos como “monstruos” pero la verdad es que son enteramente humanos Y eso es lo que da más miedo: podria ser cualquiera.

He seleccionado dos documentales que me parecen interesantes tanto en temática como en realización y he escarbado para alejarme de los serial killer que tan de moda están para buscar algo más sutil y tal vez por eso más perturbador.

CASTING JONBENÉT

Esta documental dirigido por Kitty Green demuestra que un documental puede ser tan experimental y estético como quiera. Acostumbrados a los documentales donde se replican los hechos, se cuenta la historia y luego se juega con las diferentes versiones este film nos sacude con una vuelta de tuerca más.

Kitty Green hace realmente un casting para contar la historia de uno de los asesinatos más sensacionalistas de la historia norteamericana en los años 90: el de JonBenét Ramsey.

Reina de la belleza con seis años de edad apareció maniatada y amordazada, cubierta con una sábana en el sótano de su casa. La pequeña había desaparecido ocho horas antes; sus padres denunciaron que habían encontrado una nota de los secuestradores pidiéndoles dinero pero horas después es encontrada por su padre (junto a un amigo) en su propia casa. Por supuesto las sospechas recayeron en los padres (incluso sobre su hermano de 9 años) y el volumen de teorías sobre lo que realmente ocurrió se volvió incontrolable. Desde abusos hasta sectas.

Este crimen jamás se resolvió.

Lo novedoso de este film es que esas teorías son contadas por los actores que han acudido a hacer el casting, muchos de ellos caracterizados, lo cual es interesante porque podemos llegar a hacernos una idea del misticismo que tuvo este caso tan televisivo sin saber nada de antemano.

Por supuesto la factura a nivel estético es impecable y la directora realiza un juego de imágenes creando planos donde aparecen varias Jonbenét a la vez: tantas como versiones o miradas hay de los personajes que componen esta caleidoscópica historia.

Y es que al final el casting no es tal. No se puede elegir a un protagonista, un culpable, esta historia esta llena de verdades y mentiras:cual es la real o no se vuelve un juego de espejos como subjetividades encontramos en cualquier hecho, aunque sea el más horrible de todos.

MOMMY DEAD AND DEAREST.

Este es un caso bastante contemporáneo (junio 2015), sacudió EEUU y lleno portadas por lo complejo del mismo. Una mujer, Dee Dee Blanchard, es encontrada apuñalada en su casa y su hija con múltiples enfermedades y en silla de ruedas ha desaparecido. Tras varias pesquisas se descubre que la hija huida con su novio ha sido la mente criminal. Hasta aquí el caso no presenta ninguna cosa que no hallamos visto en algún telefilm.

Pero ante esto debemos preguntarnos el porque. Y eso es lo que hace su directora Erin Lee Carr.

Cuando Gypsy (hija de la difunta) es encontrada se encuentran ante una persona sana y que camina. La policía no puede más que asombrarse y entonces empiezan a surgir los datos importantes en este caso.

Dee Dee Blanchard tenia el muy poco conocido Síndrome de Munchausen por Poderes que esta catalogado como un tipo de abuso infantil y que Gypsy, como víctima, sufrió durante toda su vida hasta la muerte de su madre. Dee Dee había hecho creer a todo su alrededor (médicos incluidos) que su hija  estaba gravemente enferma cuando no le pasaba nada.

No solo logro defraudar a miles de personas que la ayudaron económicamente sino que hizo someter a Gypsy a varias operaciones sin levantar sospechas por parte de autoridades ni hospitales, la medicaba desde su más tierna infancia con pastillas para la depresión, el cáncer, la obligaba a dormir con una maquina para respirar, etc..

Lo que nos interesa de este documental es que por primera vez la víctima/verduga, Gypsy, explica su experiencia y razones poniendo al descubierto así los enormes fallos del sistema estadounidense. Solo dos de los casi cien doctores que llegaron a verla remarcaron en sus informes que había cosas que no concordaban en sus historiales y en la física de la niña pero NINGUNO denuncio o llamo a asuntos sociales. Era muy complicado dijeron.

Es aquí donde reside el núcleo de este film, ¿tenemos derecho a pedirle a una persona que aguante años de malos tratos físicos y psicológicos mientras nosotros miramos para otro lado? ¿Tuvo Gypsy alternativas reales de escapar de su madre? Estas son algunas de las preguntas que se plantean en el documental y que revolotean en nuestra mente tiempo después. Son preguntas que todos deberíamos hacernos diariamente.

Deja un comentario