DOCUMENTALES DEL TERROR II: SECTAS

Según la RAE una secta es “comunidad cerrada, que promueve o aparenta promover fines de carácter espiritual, en la que los maestros ejercen un poder absoluto”. La realidad es que si bien se hace una gran diferenciación entre secta y religión en algunos casos ambas se retroalimentan. Las sectas en principio son minoritarias pero suelen devenir de una religión más grande a la que se “parecen” o de la que usan características y dogmas. Sin ir más lejos el cristianismo surge como una secta del judaísmo; cuando esta tuvo el suficiente número de seguidores se convirtió en religión.

Solo relacionadas con el cristianismo podríamos hablar de un muy buen número de grupos que, ahora respetados, empezaron siendo sectas ( como los “kikos” o el famoso “Opus Dei”) pero no vamos a pararnos en este sector para explorar otras formas. No obstante si os interesa explorar recomiendo un documental llamado “Jesus Camp” donde podemos ver la programación radical de niños para que se conviertan en “soldados de Dios”.

HOLY HELL. 2016.

Cuando empezamos a ver este documental de Will Allen todo nos suena. Juventud, búsqueda espiritual, un maestro atrayente, etc…Todos los ingredientes para una buena secta. Pero la primera sorpresa: Allen fue miembro y ademas el cineasta del grupo; grabaciones y grabaciones de las actividades, de las meditaciones, del líder.

Lo que destaca de este documental es que aunque Allen estuvo dentro la manera en la que él y otras ex-miembros hablan de ella no es con rencor, es sospechosamente objetivo. Y luego llega la sorpresa truculenta como era de esperar pero no estas preparado. Allen nos manipula tal y como hicieron con él y nos dejamos llevar sin darnos cuenta. Es escalofriante darse cuenta de lo vulnerables que podemos ser los seres humanos a la manipulación cuando nos sentimos perdidos. Y lo leales que podemos llegar a ser aunque el horror se convierta en algo diario.

LA FAMILIA: EL LEGADO SINIESTRO DE UN SECTA. 2016.

Cuando hablamos de secta se puede pensar que nos referimos a grupos seudohippies o a cuatro gatos mal avenidos. También se suele pensar que los fieles suelen ser gente sin estudios o con un bajo nivel económico. Esta secta desmiente todos esos mitos para mostrarnos una líder bella y carismática, bien situada en las altas esferas de Australia.

Anne Hamilton-Byrne crea esta secta conocida como “La familia” que aunque surge en Melbourne (Australia) también se movió con soltura en Inglaterra. Definiéndose a si misma como la reencarnación de Jesús consiguió que sus fieles le entregaran niños (algunos conseguidos mediante el robo a través de falsas adopciones) para criarlos de manera despiadada entre malos tratos, hambrunas y terapias de LSD. Las secuelas que ha día de hoy viven algunos de los entonces niños o los policías que llevaron el caso son parte del “legado” que dejo este grupo que todavía cuenta con  algún fiel seguidor que la proclama mártir de esta injuriosa sociedad.

 

Deja un comentario