MANDY.

Si hubiera que describir con una sola palabra esta película lo tendríamos complicado, podríamos englobarla en varios géneros pero no seria puramente de ninguno. Es al fin y al cabo una bella historia de amor que deriva en una venganza de magnitudes tan grandes como el amor que representa.

Mandy y su pareja, Red Miller, leñador, viven aislados en el bosque. Cierto día mientras Mandy pasea se cruza con una furgoneta ocupada con una dispar secta. Su líder se enamorara perdidamente de ella. Tras secuestrar a la pareja en su propia casa, Mandy es asesinada por la secta por orden del caprichoso líder. Y podría pareceros que os he destripado la película pero es que lo grande de esta película empieza aquí. Porque nuestro leñador vengara a su amor y de eso, en realidad, es de lo que trata esta película.

Su director Panos Cosmatos elogia en esta película filmes tan característicos como “Suspiria”, “Posesión infernal” o “Hellraiser” pero apropiandose de los elementos y haciendo un homenaje a estos grandes iconos del cine de terror en pequeñas píldoras que captamos a lo largo de toda la película. El tratamiento de colores intensos y la banda sonora creada por Jóhann Jóhannsson (murió después de acabarla) es una obra de arte de lo sintético y oscuro, evoca y es capaz de transportarnos a los territorios que explora este film que también raya un ochentismo que nos hace sentir como en casa.

Nicolas Cage es nuestro vengativo leñador y su barroquismo y exageración en la interpretación es lo que hace tan grande este personaje escrito a su medida.

Aunque este film es ganador del premio al mejor director en el Festival de Sitges no es una obra para todo el mundo y lo demuestra su silencioso paso por Sundance. ¿Qué os quiero decir con esto?,es una película que te gusta o no. El nivel estético es muy alto, el guión es básico, el gore y la sangre son esenciales pero no cuentan nada nuevo. Porque en esta película lo importante no es el qué cuenta sino el como. Y Panos Cosmatos tiene una forma muy especial de contar las cosas y a mi personalmente eso me gusta mucho en un director. Desde luego merece una visión solo como experiencia y si os quedáis con ganas de más podéis ver su anterior obra “Beyond the Black Rainbow” para rematar el fin de semana.

Deja un comentario