LIBROS VERSUS SERIES II

2. JUEGO DE TRONOS/CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO.

Por supuesto no podía faltar aquí una de las grandes serie / saga literaria de los últimos años.

Como la mayoría de vosotros la conocéis no os voy a dar datos y nos vamos a centrar en la chicha. Bueno, un apunte: esta es la primera serie que spoilea a los lectores de la saga.

Juego-de-tronos

Si bien “Juego de tronos” es un fenómeno no finito todavía por ambas partes (serie o libros) es difícil que logre superar ya los hitos que tiene a sus espaldas. Las teorías sobre su final son variadas: faltan todavía dos libros de la saga y una temporada en la serie.

Podríamos decir que libro y serie se complementan: aunque es verdad que tanto el primer libro como la primera temporada van de la mano según avanza la trama la serie difiere del libro. Primero en detalles y luego incluso en maneras de contar una misma historia. Pero es verdad que a efectos prácticos los personajes convergen donde deben y con quien deben tanto en uno como en otro lado.

Los libros son una de obra de arte en estructura. Los capítulos no tienen título como tal: tienen el nombre del personaje del que se cuenta la historia y eso da mucho juego a la historia. No es lo mismo ver una negociación desde el punto de vista de un Lannister que desde el punto de vista de una Targaryen. Ademas  esto permite que sea más vivida la percepción de la evolución de los personajes por una simple razón: estamos en su cabeza. Si bien Jon Nieve es considerado un gran silencioso y contenido en la serie, en el libro, cuando eres capaz de escuchar lo que siente y piensa se convierte en un personaje más complejo, y a veces, porque no decirlo, en un poco emo.

La serie nos brinda la emoción de ver dragones al vuelo, caminantes blancos, gigantes, magia, y aunque la imaginación sea poderosa…. ¡viva los grandes presupuestos de HBO!.

Pero esta serie/saga tiene algo más. Esta es una historia sobre mujeres, sobre grandes mujeres.

fotonoticia_20160326150932_1280

Con una ambientación histórica medieval (aunque fantástica) lo más sencillo hubiera sido hacer una historia de reyes que luchan y se pasan la vida golpeando con su hombría a los demás. Las mujeres se limitarían a ser meros floreros y objetos de intercambio político. Parirían monarcas y poco más.

Pero he aquí la grandiosidad de esta historia: las mujeres son las que más y mejor juegan al juego de tronos. ¿Por qué? Porque son mujeres: han sido usadas, despreciadas, intercambiadas, anuladas, y eso, les ha hecho observadoras, grandes estrategas en la sombra. Usan el poder que tienen, o usan el ajeno en su beneficio. Se mueven dentro del mundo de las intrigas como pez en el agua, ven el poder en todo su esplendor y saben que tiene un revés. Pero incluso ese revés puede usarse en su beneficio.

Son el espíritu, el alma y la fuerza de esta historia. Malas, buenas, madres, locas, cobardes, guerreras. Las vemos crecer, evolucionar, aprender sobre su fuerza, sobre su poder.

Solo un personaje masculino podría entrar en las anteriores características que hemos nombrado: el maravilloso Tyrion Lannister. Ser un “enano” en una de las grandes familias del reino te relega a la situación donde habitualmente viven las mujeres. Tyrion ha sido tan despreciado como Cersei, pero ambos manejan el problema desde diferentes ángulos porque incluso así, Tyrion a seguido teniendo más libertad que ella.

Os animo a una revisión de esta historia en el formato que queráis mientras esperamos los casi dos años que restan para conocer el final de tan magnifica saga. Palomitas, sofá y Juego de Tronos.

Deja un comentario