Guardianes de la Galaxia Vol. 2: o «¿Tienes emociones? Boom…»

*Spoilers menores* Tráiler

El estreno de la secuela de Guardianes de la Galaxia era uno de los más esperados este año del calendario de películas de Marvel. Se ha hecho esperar… pero ha valido cada día.

a_galaxis_orzoi_vol._2_screenshot_20170301080321_1_original_760x760.png

En esta secuela nuestros guardianes, todo el equipo original, empiezan con un encargo en el que ejercen de protectores de una raza que solicita su ayuda, y terminan en una misión para salvar toda la galaxia. ¿Típico? Sí. ¿Aburrido? Para nada… Y tiene una de los inicios más exquisitos dentro de la cinematografía de héroes de Marvel que jamás han elaborado, la puesta en escena es divertida, trepidante y muy cañera.

En esta entrega, el director, Gunn, profundiza dentro de las relaciones y de las personalidades de los personajes, los hace más cercanos al espectador, y se nota. No solo la buena química que parece haber entre los actores ayuda, si no que pegan muy bien con la historia.

Guardianes-de-la-Galaxia-2-critica.jpg

La partícula de entrada de la película nos pone en situación, presentándonos al personaje de Ego (Kurt Rusell) en un flashback de la línea temporal en la que se encuentran los guardianes. Han contado con viejas glorias para esta entrega para darle vida a varios personajes, como Sylvester Stallone (Starhawk, anti-héroe legendario con grandes poderes) y cómo no, el cameo de Stan Lee, pero que por fín se revela el porqué de sus cameos: es un Vigilante de incógnito. En resumen, se trata de un ente omnipotente que vigila todo el universo, pero que no interviene (así como Dios, para entenderlo entre amigos…).

guardianes-de-la-galaxia-2-escenas-postcreditos(1).jpg

Uno de los factores de la película, y que he remarcado en el título de este artículo, es el tema de las emociones, que podríamos añadir «familia», «amor», «amigos», y un etc. de cosas que llevarían a «tierno» o «entrañable». La película desborda sentimientos, pero lo mejor es que no queda algo ni cursi, ñoño o sinónimos por el estilo. Es una película en la que te muestran lazos que se unen, otros que se rompen, y lazos que te muestran que parecía no haberlos. Y es brutal. Algunos pueden acusar de jugar en exceso con estos factores, sin embargo yo creo que están bien traídos en esta entrega. La primera película de Guardianes de la Galaxia nos mostraba a un grupo de gente torpe pero hábil, de sitios totalmente distintos y con criterios y metas totalmente opuestas. Pero a este grupo de «canallas» o mercenarios y guerreros, los unieron una serie de circunstancias que no solo les han convertido en un equipo, si no en una familia.

En esta segunda entrega, me parece justificable que los arcos de los personajes, por dispares que sean, se crucen entre sí para fortalecer y renovar esas relaciones, pues a lo largo de la película algunas se tensan y se fuerzan hasta el límite, pero no llegan a romperse.

gotg2.jpg

Vemos la evolución de Starlord cuando conoce a Ego, como se descubre su origen y parte de su pasado (además de su…futuro). También la relación de Gamora con su hermana, la cual nos sorprende a muchos con su actitud en esta película, totalmente distinta a la anterior. La relación que se establece entre Yondu y Rocket, a pesar de que estos dos personajes no se tratan de tú a tú en la primera cinta, en esta ocasión de conocen mejor el uno al otro…y acabas teniendo algo de piedad con ellos, a pesar de ser unos maleantes de los gordos. Finalmente, tenemos a Drax con Mantis, la pareja más naif y honesta de la película, y forman algunos de los momentos más sensibles en los que el espectador ve con otros ojos al intrépido, bravo y a veces inconsciente Drax.

guardianes-de-la-galaxia-615x378.jpg

La trama de la película evoluciona por fases, y se desvelan y atan un montón de cabos que se presentaron en la primera entrega. Sin embargo quizás todo pase algo rápido y necesite un poco más de reposo (lo típico que se empieza a dar mucha información de personajes, relaciones y planes y se hace un poco una bola, pero la verdad es que luego lo digieres bien).

Lo mejor de la película, además de presentar el lado más personal de los personajes, es que salen reforzados y se unen hasta formar unos de los mejores equipos de superhéroes de la saga de Marvel, por encima de los Vengadores incluso me atrevería a decir.

Y cómo no, el apartado musical vuelve a ser la caña, pinchad aquí para escuchar los temas de la película, maravillosos.

 

Deja un comentario